Saltar la navegación

Tipos de resistencia

  • Resistencia aeróbica: es la capacidad de resistir esfuerzos prolongados de media y baja intensidad durante un tiempo largo. Se caracteriza porque no existe deuda de oxígeno, es decir, hay un equilibrio entre el aporte y el consumo de oxígeno. Se emplea cuando la duración del esfuerzo es mayor de 3 minutos y su intensidad baja o media. Ejemplos de ejercicios: caminar por el monte, bicicleta a ritmo suave, correr a ritmo ligero...

    La resistencia aeróbica, a su vez, se divide en potencia aeróbica (esfuerzos entre 2 y 10 minutos a una intensidad del 60-80%), capacidad aeróbica (ejercicios entre 10 minutos y 2 horas a intensidad media (del 40 al 60%) y endurance (esfuerzos de más de 20 minutos a varias horas a una intensidad muy suave (del 30 al 50%).

 Resistencia aeróbica

 

  • Resistencia anaeróbica: es la capacidad de resistir a esfuerzos de alta intensidad durante el mayor tiempo posible. Se caracteriza porque hay deuda de oxígeno, es decir, existe un desequilibrio en el aporte de oxígeno, que no satisface la demanda (sensación de falta de aire).

    Ejemplo: realizar dos sprints seguidos de portería a portería en un recinto de fútbol sala.

    La resistencia aeróbica, a su vez, se puede dividir en:

    • Resistencia anaeróbica aláctica, se da en ejercicios de muy alta intensidad con período breve de tiempo (entre 6'' y 30''). Dicho esfuerzo no produce ácido láctico en el organismo que disminuya su capacidad.

      Ejemplo: un sprint de 30 metros.

    • Resistencia anaeróbica láctica, se da en ejercicios de muy alta intensidad durante períodos de 1 a 3 minutos, produciendo el organismo ácido láctico, lo que provoca una importante disminución de la intensidad del esfuerzo e incluso la necesidad de detenerlo.

      Ejemplo: carrera de 1.000 metros con fuerte intensidad.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento No comercial Sin obra derivada 4.0