Saltar la navegación

Factores anatómicos y fisiológicos

a-. El tamaño del corazón y de los pulmones

Disponer de un corazón grande, con alta capacidad para bombear sangre en cada latido, así como una elevada capacidad pulmonar, permitirá mantener un esfuerzo prolongado durante más tiempo.

b-. El tipo de fibras musculares

Los músculos están formados, en general, por dos clases de fibras: de contracción rápida y de contracción lenta. En función del porcentaje de fibras que tengamos a nivel muscular, mayor será nuestra capacidad para realizar esfuerzos de un tipo u otro:

  • A mayor porcentaje de fibras de contracción rápida, mayor será nuestra capacidad para realizar esfuerzos de resistencia aeróbica, velocidad o fuerza explosiva.

  • A mayor porcentaje de fibras de contracción lenta, mayor será nuestra capacidad para llevar a cabo actividades de resistencia aeróbica.

% Fibras de contracción rápida y lenta

c-. Las reservas energéticas

Si las células musculares de un atleta presentan una mayor concentración de compuestos energéticos,como el ATP, el glucógeno o la fosfocreatina, podrá disponer de mayores reservas energéticas y, por tanto, de una mayor capacidad de resistencia.

Esto puede conseguirse a través de dos formas: la dieta y, fundamentalmente, el entrenamiento.

d-. El número de mitocondrias

Entendidas como las estructuras intracelulares donde se produce la respiración celular, cuanto mayor número de mitocondrias existentes en las fibras musculares, mayor capacidad de resistencia presentarán.

e-. La vascularización

A mayor cantidad de vasos sanguíneos en el músculo, mayor cantidad de glucógeno y oxígeno llegará al músculo, favoreciendo la eliminación del dióxido de carbono.

f-. La concentración de hemoglobina

A mayor cantidad de glóbulos rojos en sangre, mayor capacidad de transporte de oxígeno presentará el individuo, lo que favorecerá la capacidad de resistencia.

Obra publicada con Licencia Creative Commons Reconocimiento No comercial Sin obra derivada 4.0