PRINCIPAL

 

Uno de los retos que se le presentó al Departamento de Física de la Universidad de Extremadura durante sus estudios de “micrometeorología antártica” era el diseño de una sonda para el registro de perfiles geotérmicos; es decir, un dispositivo para medir, de forma simultánea, la temperatura del suelo a distintas profundidades.

Su experiencia previa en este tipo de medida en la Antártida se basaba en las medidas y los dispositivos utilizados en las campañas antárticas de 1998/1999, por lo que decidieron basar su diseño en esa experiencia. El diseño que se ha desarrollado esencialmente corrige varios detalles de los dispositivos originales.

Un problema añadido al diseño de la sonda es el derivado de la necesidad de que los dispositivos han de permanecer enterrados en el suelo de la Antártida durante, al menos 2 años y medio. Eso significaba que la sonda debía poseer una construcción robusta y con materiales que no fuesen fácilmente alterables por las condiciones meteorológicas y ambientales.

“Nos aconsejaron el uso de teflón en las piezas de plástico y un determinado acero inoxidable en las metálicas. Las sondas se montaron en la Antártida y actualmente se encuentran midiendo las temperaturas, medidas que se registran de forma autónoma mediante un sistema de registro”