Por tanto, según los científicos actuales, aunque el motor funciona no es rentable. Es imposible que lo sea porque se basa en sistema reversible:
Obtengo hidrógeno al oxidar boro con agua. El hidrógeno lo combino con el oxígeno del aire y obtengo energía.
Para recuperar el boro tengo que aportar tanta energía como he obtenido anteriormente.
En estos procesos reversibles la cantidad de energía que se obtiene es idéntica a la consumida en la operación opuesta, siempre que no haya pérdidas. Por tanto, en realidad, no se ha generado ninguna energía –primer principio de la termodinámica: la energía no se crea ni se destruye, se transforma.
Para que el motor de agua de fuera interesante sería preciso que la energía obtenida al componer el agua fuera mayor que la invertida en descomponerla. Si alguien lo consigue, habrá encontrado la Piedra Filosofal de la energía, la clave del movimiento perpetuo, la máquina perfecta que los inventores han buscado infructuosamente a lo largo de la historia…

 

PRINCIPAL