LA ARGUMENTACIÓN: LA CONSTRUCCIÓN DEL SILOGISMO

El silogismo es una forma de razonamiento deductivo que consta de dos proposiciones como premisas y otra como conclusión, siendo la última una inferencia necesariamente deductiva de las otras dos (wikipedia.org).

Según lo anterior, el silogismo se construye con tres elementos: una premisa mayor que establece la idea general de la que se parte, basada en un principio que no se suele poner en duda (generalmente se vale de un tópico: tópico de la cantidad, de la calidad, del orden, de los existente...); una premisa menor que establece una idea particular y que sirve de vehículo a la conclusión. A través de la lógica se garantiza que de la verdad de los juicios comparados (las premisas) podamos obtener un nuevo juicio verdadero (la conclusión).

Observa el siguiente gráfico en el que se comparan paralelísticamente el clásico silogismo de la lógica con un anuncio publicitario inventado.