Eje cronológico

Arquitectura

Escultura

Pintura

Extremadura


  TEMA IV: GRECIA

IDEAS GENERALES E INTRODUCCIÓN HISTÓRICA


Quizá el significado fundamental del arte que se generó en la Península Griega, en las costas de Asia Menor y en las islas próximas del mar Egeo sea que con él se desarrollan plenamente los conceptos estéticos que han configurado desde entonces la mayor parte de las manifestaciones artísticas del la cultura occidental.


Desde Grecia, especialmente desde el siglo VIII a. de C., se imponen ideas esenciales para el arte posterior: así, la belleza se concebirá en la adecuación de la obra de arte con unas medidas y proporciones que a su vez son fruto de unos criterios racionales; es la naturaleza el origen y fundamento de esta proporcionalidad y dentro de ella es el hombre el centro fundamental por lo que su cuerpo también debe ser el centro de la belleza. Pero la realidad debe ser trascendida por el ideal de belleza, que permite superar ésta en la búsqueda de la perfección de la obra artística. La obra de arte debe ser la abstracción de la realidad, mejorada gracias a los cánones, criterios al fin de cuentas racionales.


Posiblemente el carácter más representativo del arte griego sea la utilización naturalista de la figura humana, no sólo en el aspecto formal, sino también en la manera de expresar el movimiento y las emociones. El cuerpo humano, tanto en las representaciones de dioses como en las de seres humanos, se convirtió así en el motivo fundamental del arte griego, asociado a los mitos, la literatura y la vida cotidiana.


De hecho las obras artísticas que nos ha legado Grecia directamente son fundamentalmente las escultóricas así como importantes piezas de cerámica, monedas, joyas, mientras que son pocas las obras arquitectónicas que nos han llegado relativamente intactas y menos aún las pictóricas, de las que no se conocen claramente los ciclos, obras y autores.


Es a los griegos, además, a quienes debemos la formulación primera de los llamados estilos clásicos que hacen de sus templos dóricos, jónicos y corintios el primer exponente de la arquitectura dominada por los cánones pero insuflada del ideal de belleza basado en la racionalidad. Y, en otro orden de cosas, junto al nacimiento del teatro, también se nos aporta el edificio dedicado a su escenificación. Y fundamentada toda ella en la técnica constructiva del dintel.

La división convencional del arte griego en grandes etapas (los antecedentes cretense y micénico, el período arcaico, el clásico y el helenístico) en realidad es una simplificación que oculta una mayor diversidad tanto espacial como cronológica, pero que es la comúnmente utilizada. Conviene recordar que el arte griego no muere con la desaparición política de los estados griegos, sino que pervive en la cultura romana y, a través de ella, se esconde adormecida en la Edad Media par resurgir de nuevo en el Renacimiento italiano.

Resulta difícil elegir obras artísticas para acuñar un “cliché” artístico de esta cultura tan importante, pero no cabe duda de que las Venus y Apolos en escultura, los frisos, frontones, columnas y capiteles de sus templos más famosos (Parthenón, Poseidón, Erecteion…), los teatros (Epidauro, Siracusa…) así como la cerámica (cráteras, ánforas, kylix decoradas…) seguramente pueden ser lo más representativo de la misma.

 
 

 

 


Galerías

 

Láminas comentadas

ÍNDICE Prehistoria Mesopotamia Egipto Grecia Roma Bizancio Islam Románico Gótico Renacimiento Barroco s.XIX (1) s.XIX (2) Vanguardias ArquitecturaXIX-XX