Eje cronológico

Arquitectura

Escultura

Pintura

Extremadura


  TEMA III: ARTE EGIPCIO

IDEAS GENERALES E INTRODUCCIÓN HISTÓRICA


Las características geográficas de Egipto, así como su evolución política, favorecieron la aparición en ese territorio de una cultura estable que pervivió con escasa evolución durante más de tres milenios. Se suele establecer que hacia mediados del cuarto milenio a. de C. comienza la historia egipcia y desde los inicios de esta civilización se configuraron unos rasgos bastante permanentes: en lo económico, el predominio de una agricultura basada en la irrigación a partir de las aguas del Nilo; en lo político, una jerarquización extrema representada en última estancia por el Faraón –en cuya figura se confunde el aspecto político con el religioso- y en lo cultural y social, y por tanto en lo artístico, una fuerte impregnación del componente religioso que afirma, entre otras cosas, una segunda vida tras la muerte.
Son por tanto los rasgos más generales del arte egipcio los siguientes: evolución con continuidad, influencias exteriores relativamente escasas y protagonismo del componente religioso, casi con exclusividad, en las obras de arte, que a menudo se ponen al servicio de la figura del Faraón.
En Egipto la obra artística alcanza ya su plenitud tanto en grado de perfección como en variedad; la clasificación estandarizada de las manifestaciones artísticas (arquitectura, escultura, pintura y artes menores) alcanza aquí múltiples manifestaciones y nos ha dejado muestras no sólo grandiosas, aspecto el más conocido del arte egipcio, sino también de un alto nivel estético. En las distintas etapas (período predinástico, Imperio Antiguo, Imperio Medio, Imperio Nuevo, etc.) se mantienen unos rasgos constitutivos del quehacer artístico de los egipcios: monumentalismo, tendencia a la abstracción, trascendencia de las formas arquitectónicas y escultóricas, simbolismo acusado, respeto por el orden y el equilibrio, racionalismo matemático aplicado a la construcción, son algunos de ellos, que de alguna forma han influido posteriormente en la evolución artística de otras culturas, incluida la occidental.
Los monumentos funerarios representados por las pirámides y las mastabas, los templos con sus avenidas de esfinges, pilonos y salas sostenidas por dinteles y columnas, la escultura, tanto la monumental como la exenta de formato reducido o en forma de relieve practicado en los muros con su característico rehundido, la pintura ligada a las tumbas pero también presente en los papiros, la cerámica, la orfebrería, el arte mobiliar, la riqueza de los ajuares, la escritura en sus diversas variantes, etc. podrían ser un muestrario básico del enorme legado artístico y cultural aportado por esta civilización a la humanidad. Luxor, Gizeh, Ramsés, Nefertiti, Tut Anj Amón, por citar algunos nombres de lugares y personajes, constituyen hoy día parte del acervo cultural del hombre moderno, a pesar del tiempo trascurrido.

 
 

 

 


Galerías

 

Láminas comentadas

ÍNDICE Prehistoria Mesopotamia Egipto Grecia Roma Bizancio Islam Románico Gótico Renacimiento Barroco s.XIX (1) s.XIX (2) Vanguardias ArquitecturaXIX-XX