item3c6a1b

Río

Es una corriente natural y continua de agua.

Ocupa un cauce, sufre variaciones de caudal dependiendo del tiempo (régimen fluvial) y el espacio y desemboca en un lago, en otro río (en este caso es llamado afluente) o en el mar. La desembocadura de un río es su nivel de base.

Todo río está contenido en una red hidrográfica (ríos-afluentes-subafluentes), que ocupa un espacio denominado cuenca hidrográfica.

Los ríos nacen en un determinado lugar debido a las aguas de un manantial, a la confluencia de varios arroyos, a la fusión de nieves o glaciares o puede ser el desagüe natural de un lago. En su discurrir podemos diferenciar tres partes:

ario

1. Curso alto o cabecera, de carácter torrencial, con aguas impetuosas, donde la acción erosiva y de transporte de materiales es muy intensa. Todo ello es debido a las pronunciadas pendientes.

crio

2. Curso medio, con pendientes menores, aunque persisten la erosión y el arrastre de materiales, apareciendo aquí ya la sedimentación.

brio

3. Curso bajo, de pendiente mínima, desaparece prácticamente la erosión y predomina la sedimentación de materiales previamene erosionados y transportados.

En cuanto a su nivel de base o desembocadura, podemos distinguir dos tipos extremos, con múltiples situaciones intermedias:

- El delta es una desembocadura de un río donde predomina la deposición de materiales arrastrados por el río, que, por consiguiente, va ganando terreno al mar. Se da preferentemente en mares continentales y algunos importantes son el del Nilo, Mississippi y Ebro.

- El estuario es una desembocadura de un río donde predomina la acción de las mareas, que impide o dificulta la deposición de los materiales transportados, por lo que el río sigue excavando en su propio lecho. Se da preferentemente en los océanos y destacan los de los ríos europeos de la vertiente atlántica como el Tajo o el Elba.

Los ríos más largos del mundo son:

  • Amazonas (Sudamérica): 7.000 km.
  • Nilo (África): 6.700 km.
  • Mississippi-Missouri (Norteamérica): 6.210 km.
  • Yangze o Azul (Asia): 5.980 km.
  • Obi (Asia): 5.410 km.
  • Huáng Hé o Amarillo (Asia): 4.845 km.
  • Amur (Asia): 4.416 km.
  • Lena (Asia): 4.400 km.
  • Congo (África): 4.370 km.
  • Yeniséi (Asia): 4.313 km.
  • Mackenzie (Norteamérica): 4.241 km.
  • Mekong (Asia): 4,184 km.
  • Níger (África): 4.171 km.
  • Paraná (América): 3940 km.
  • Volga (Europa): 3690 km.

La longitud de los principales ríos españoles es la siguiente:

  • Tajo: 1.007 km.
  • Ebro: 910 km.
  • Duero: 895 km.
  • Guadiana: 818 km.
  • Guadalquivir: 657 km.
  • Júcar: 498 km.
  • Segura: 325 km.
  • Miño: 310 km
  • Ter: 209 km.

Cauce

Es el lecho de un río (cauce natural) o canal (cauce artificial), por donde discurren las aguas.

Mientras el cauce es más o menos fijo, la cantidad de agua varía, por lo que normalmente el cauce aparece parcialmente desocupado, aunque puede llegar a ser superado en tiempos de crecida (desbordamiento del cauce o inundación), delimitando una nueva área definida como llanura de inundación.

caucerio

Caudal

Es la cantidad o volumen de agua que discurre por un punto determinado del curso de un río durante un tiempo concreto. Podemos diferenciar:

Caudal absoluto, expresado en metros cúbicos por segundo, indica la cantidad de agua que pasa por ese punto. Normalmente se obtiene mediante una media aritmética de los caudales registrados en un periodo de al menos 30 años para que sea indicativo.

Caudal relativo, expresado en metros cúbicos por segundo por kilómetro cuadrado, indica la cantidad de agua que pasa por ese punto en relación con la superficie de la cuenca. Este caudal relativo es un buen indicador de la abundancia de agua en la cuenca (menos de 2 l/s/km2 expresa escasez; entre 2 y 15, niveles medios; y más de 15, niveles elevados).

La medición del caudal se realiza mediante el aforo, a través del cual podemos establecer caudales instantáneos, diarios, mensuales, estacionales, etcétera, así como determinar los caudales absoluto y relativo. Asimismo nos permite identificar los periodos de máximo (crecida) y mínimo caudal (estiaje).

El caudal determina el régimen de un río y depende de ciertos factores:

  • Las precipitaciones (cuantía y forma) caídas en la cuenca, variable de primer orden para valorar la escorrentía superficial y, por ende, las aguas encauzadas en la red hidrográfica de la cuenca.
  • Las temperaturas suponen un aumento o descenso de la evapotraspiración de los seres vivos.
  • El relieve influye en la longitud de los cursos de agua y en la pendiente a salvar desde el curso alto hasta la desembocadura.
estacionafororioarga
  • La constitución geológica de la cuenca propicia una relación escorrentía-evapotranspiración-infiltración diferenciada según los casos, siempre dependiendo de la permeabilidad del sustrato rocoso.
  • La vegetación actúa en varias direcciones: si bien los árboles minimizan la cantidad de agua caída a la vez que la ralentizan su llegada al suelo, por otra parte forman suelos más profundos y porosos lo que aumenta la infiltración y reduce la escorrentía, a la vez que la evapotranspiración es mayor.
  • La acción del hombre. Agricultura, obras de infraestructura o hidráulicas, poblaciones… toda acción humana varía en uno u otro sentido el caudal de los ríos.

Veamos un ejemplo de las estaciones de aforos de la Confederación Hidrográfica del Ebro:

CAUDALES SIGNIFICATIVOS OBTENIDOS DE LAS ESTACIONES DE AFORO EQUIPADAS CON TRANSMISIÓN DE DATOS EN TIEMPO REAL EL 26 DE SEPTIEMBRE DE 2005

ESTACIÓN DE AFOROS

EN ESTA FECHA m3/seg

HACE UN AÑO m3/seg

Ebro en Castejón

35,00

37,00

Ebro en Zaragoza

42,00

68,00

Ebro en Flix

119,10

147,50

Arga en Funes

7,40

11,40

Valira en Seo de Urgel

0,05

0,05

Segre en Seo de Urgel

1,05

1,65

Segre en Serós

69,00

78,50

Cuenca Hidrográfica

Porción de un territorio que drena a un colector principal (río o lago), limitada normalmente por líneas de cumbres (divisoria de cumbres, línea en un terreno desde la cual las aguas corrientes fluyen en direcciones opuestas.). Pueden ser cerradas o endorreicas (no tienen salida al mar) o abiertas (con salida el mar).

Las cuencas endorreicas (aquellas que no tienen salida al mar) se encuentran generalmente en zonas áridas que, por las condiciones orográficas, ven imposibilitada la formación de cauces fluviales, lo que, unido a las fuertes evaporación y filtración, dificultan la creación de redes fluviales coherentes que puedan alcanzar el mar. Todo ello unido da lugar a charcas o lagunas intermitentes (humedales) en zonas áridas, como las características del área manchega en la cuenca del Guadiana.

Existen zonas, además, donde no se forman cursos de agua, ya sea por las escasas precipitaciones o por la excesiva permeabilidad del suelo (infiltración); son las llamadas cuencas arreicas.

cuencaguadalquivir

Las principales cuencas españolas son:

  • La cuenca del Duero, la más grande de la Península con 78.972 km2 en España. El Duero nace en los Picos de Urbión y desemboca en Oporto (Portugal). La cuenca se extiende entre la Cordillera Cantábrica, al norte, el Sistema Central al sur y el Sistema Ibérico al este. Por la margen derecha recibe el aporte, entre otros afluentes, del Pisuerga y el Esla; por la margen izquierda, del Tormes y Eresma.
  • La cuenca del Tajo cubre 54.769 km2 en España. Es el río más largo de la península ibérica con 1.007 km. Nace en los Montes Universales, Teruel, y desemboca formando estuario en el océano Atlántico, en Lisboa (Portugal). La cuenca se extiende entre el Sistema Central al norte, los Montes de Toledo al sur y el Sistema Ibérico al este. Sus principales afluentes por la margen derecha son el Alagón, el Tiétar, el Alberche, el Guadarrama, el Jarama y el Henares; por la margen izquierda el Almonte y el Salor.
  • La cuenca de Guadiana cubre 59.873 km2. Nace en las Lagunas de Ruidera, tras lo que desaparece para volver a la superficie en los Ojos del Guadiana; desemboca formando estuario en Ayamonte (Huelva), donde marca la frontera con Portugal. La cuenca del Guadiana cubre 59.873 km2 y drena una media de 4.910 hm3/año. Su cuenca se extiende entre los Montes de Toledo, al norte, Sierra Morena, al sur, y las llanuras de La Mancha al este. Sus afluentes más importantes por la margen derecha son los el Bullaque, el Záncara y el Cigüela; por la margen izquierda el Jabalón y el Zújar.
  • La cuenca del Ebro drena 86.098 km2. Nace en Fontibre (Cantabria) y desemboca en el Mar Mediterráneo, cerca de Tortosa. Su cuenca se sitúa entre la Cordillera Cantábrica, los Pirineos y el Sistema Ibérico. Sus afluentes más importantes por la margen izquierda son el Ega, el Arga, el Aragón, el Gállego y el sistema Cinca y Segre; por la margen derecha el Alhama, el Jalón y el Guadalope.
  • La cuenca del Guadalquivir cubre 63.085 km2. Nace en la Sierra de Cazorla y desemboca en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Tiene una longitud de 580 km. Su cuenca se extiende entre Sierra Morena y las Cordilleras Béticas. Los principales afluentes por la margen derecha son el Guadiamar, el Jándula y el Guadalimar; por la margen izquierda el Genil y el Guadiana Menor.
  • La cuenca Norte, con una superficie de 53.804 km2, está compuesta por los ríos Miño-Sil (recogen aguas del Macizo Galaico-Leonés), Navia, Narcea, Nalón, Cares, Sella, Deva, Nervión y Bidasoa (recogen aguas de la Cordillera Cantábrica).
  • Las cuencas del Júcar y el Turia suman 42.904 km2. Ambos recogen aguas del Sistema Ibérico y desembocan en el Mar Mediterráneo.
  • La cuenca Sur tiene una superficie de 18.391 km2 y aportando al Mediterráneo las aguas de la Béticas. Los ríos más importantes son: Andarax, Adra, Guadalfeo, Guadalmedia, Guadalhorce y Guadario.
  • La cuenca del Segura tiene 18.254 km2 y aporta al Mediterráneo aguas de las Cordilleras Béticas.
  • La cuenca del Pirineo oriental tiene 16.493 km2. Recoge aguas del Pirineo oriental y las Cordilleras Costero-Catalanas. Los ríos más importantes son: Muga, Fluviá, Ter, Besós y Llobregat.
cuencaguadiana

(Imágenes del Ministerio de Medio Ambiente)

Régimen fluvial

Variación del caudal en el tiempo y en el espacio de un río.

En un primer análisis somero, podemos diferenciar regímenes regulares (sin apenas variaciones de caudal durante todo el año) e irregulares (con marcadas crecidas y estiajes). No obstante, es preciso matizar mucho esta primera clasificación, por lo que podemos asumir la clásica clasificación de Pardé (Fleuves et rivieres. A. Colin. París, 1933):

1. Regímenes simples, con dos estaciones hidrológicas marcadas (de abundancia y de escasez):

  • Régimen glaciar, con precipitaciones sólidas entre octubre y abril, por lo que el estiaje se produce en la estación fría. El tardío deshielo lleva a crecidas veraniegas (julio y agosto, manteniéndose las aguas altas en septiembre).
  • Régimen nival de montaña, muy similar al anterior, variando el estiaje (menor que en el anterior) y la crecida (el máximo se adelanta a junio, mientras en septiembre empiezan a bajar las aguas).
  • Régimen nival de llanura. Las variaciones con respecto a los dos anteriores se dan en las crecidas bruscas de abril o mayo.
  • Régimen pluvial oceánico, con abundancia en invierno y escasez en verano, relacionado este último hecho con una evaporación mayor en la estación cálida, pues las precipitaciones, aunque algo menores no descienden en igual proporción.
  • Régimen pluvial tropical, con abundancia en verano y escasez en invierno, relacionados ambos con la existencia de dos estaciones, una seca y otra húmeda. A finales de la estación seca, el estiaje puede llegar a ser muy acusado, mientras en agosto-septiembre la crecida es asimismo muy importante.
  • Régimen pluvial mediterráneo, parecido al oceánico, aunque con un estiaje estival mucho más acusado.

2. Regímenes complejos, los más habituales, ya que los ríos reciben su alimentación de fuentes diversas, lo que provoca la existencia de cuatro fases hidrológicas (máximo-mínimo-máximo-mínimo) o incluso seis.

Regímenes complejos originales, en ríos cortos, aunque desde su nacimiento con alimentación doble:

  • Régimen nival de transición, en zonas montañosas (1500 m) de latitudes templadas, con un máximo en mayo-junio y un máximo secundario en otoño cuando la evaporación disminuye.
  • Régimen nivo-pluvial, propio de montañas medias, presenta un primer máximo en abril-mayo-junio por fusión de nieves, menos abundante que en el caso anterior, mientras el segundo máximo otoñal es más acusado que en el caso anterior pero sigue siendo secundario.
  • Régimen pluvio-nival, derivado de un régimen pluvial en el que la fusión de las nieves introduce un máximo primaveral. Presenta una multitud de variantes según el clima, estando entre ellas la del clima mediterráneo, muy extendida en España.
  • Regímenes fluviales en los que se dan dos periodos de abundancia sin que intervenga el factor nival. Es el característico del clima ecuatorial.

Regímenes complejos cambiantes, característicos de los ríos de dimensiones considerables, con múltiples fuentes de alimentación que pueden llegar a ser contradictorias para un análisis racional del régimen fluvial. A pesar de esta complejidad podemos diferenciar:

  • Ríos de régimen glaciar o nival en su cabecera posteriormente afectados por precipitaciones de un solo tipo.
  • Ríos de régimen glaciar o nival en su cabecera posteriormente afectados por precipitaciones de dos tipos.
  • Ríos pluviales afectados después por precipitaciones derivadas de climas diversos.

Los regímenes fluviales dependen de:

  • Las precipitaciones (cuantía y forma) caídas en la cuenca.
  • El relieve.
  • La constitución geológica de la cuenca.
  • La vegetación.
  • La acción del hombre.

Ejemplos de regímenes fluviales de ríos españoles

Ejemplosderegimenesfluvialesderiosespanoles
aregimenfluvial1 bregimenfluvial2
cregimenfluvial3 dregimenfluvial4
eregimenfluvial5 fregimenfluvial6
RAMBLA

Rambla

Cauce ancho, pero casi permanentemente seco, por donde discurren solamente aguas temporal u ocasionalmente.

Por ello no podemos aplicarle el término río. Se trata de cauces de una longitud escasa y fuerte pendiente, característicos de áreas de clima mediterráneo, semidesérticos o esteparios, por lo que el cauce puede llegar a estar seco durante meses o años y de pronto recoger aguas derivadas de lluvias torrenciales, asociadas a veces al fenómeno de la gota fría, característico de la zona oriental de España.

Humedal

Aunque según el DRAE, un humedal es un terreno de aguas superficiales o subterráneas de poca profundidad, podemos ampliar esta definición con otra característica básica, esto es, que se trata de áreas de tierras bajas que de forma permanente (pantano) o intermitente (marisma) se cubren de agua, dando lugar a un ecosistema híbrido, mitad terrestre mitad acuático.

humedalBrideBrookSaltMarshs
tablasdaimiel

Lo que distingue a los humedales es la escasa profundidad del nivel freático, lo que favorece su anegación y la existencia de flora y fauna muy adaptadas a estas condiciones, que pueden llegar al endemismo.

La pésima habitabilidad para el hombre ha favorecido su conservación hasta fechas recientes, pero en la actualidad las amenazas ecológicas proliferan en consonancia con la acción antrópica (agricultura, infraestructuras) depredadora en exceso del medio ambiente.

donana

En España destacan los humedales, convertidos en Parques Nacionales, de las Tablas de Daimiel (Ciudad Real) y Doñana (Huelva y Sevilla), aunque el repertorio de zonas húmedas en España es muy extenso.

mapahumed

Los humedales desempeñan diversas funciones:

  • Retardo y disminución de los picos de las crecidas que provocan las precipitaciones fuertes o torrenciales, frecuentes en el clima mediterráneo, por lo que suavizan los efectos de las posibles inundaciones.
  • Intervención en los procesos de recarga y/o descarga de acuíferos.
  • La vegetación estabiliza el sistema y disminuye la erosión.
  • Pueden depurar las aguas, reteniendo nutrientes.
  • Favorece la creación de condiciones microclimáticas específicas de la zona.
  • Actualmente se investiga el papel de los humedales como sistemas altamente sensibles a cambios ambientales globales, donde estudiar la respuesta de estos sistemas a los escenarios más probables de cambio climático. Algunos humedales pueden actuar como sumideros de CO2, modificando el balance de este gas invernadero.

Escorrentía

Proceso de desagüe superficial de las aguas de una región alimentadas por las precipitaciones, el deshielo o las aguas subterráneas.

Mediante el cociente de escorrentía (relación entre el agua de lluvia que cae en una zona determinada y el agua que corre; diferencia entre el agua caída y el agua filtrada) podemos establecer, a partir del agua precipitada, las cantidades de agua filtrada y de agua en escorrentía superficial. Esta relación se mantiene a partir de las cualidades geológicas del terreno analizado, del clima imperante, de la vegetación y de la acción del hombre sobre el entorno.

La escorrentía constituye uno de los principales agentes erosivos del medio, siendo especialmente importante en terrenos impermeables (arcillosos) o con vegetación escasa.

Lagos

Los lagos son extensiones de agua sobre la superficie terrestre que están rodeadas por tierras. Sus dimensiones son muy variables y existen desde lagos de pequeña entidad cuya importancia es más bien local, hasta grandes lagos que configuran la geografía de vastas extensiones de territorio. Algunos pueden llegar a considerarse “mares interiores”.

Aunque el volumen de agua que contienen puede variar estacionalmente, los lagos presentan una relativa estabilidad. A ellos drenan aguas procedentes de precipitaciones, manantiales y/o ríos. En las zonas áridas pueden llegar a secarse. Cuando reciben agua de ríos, estos ríos que hacen las veces de afluentes del lago se denominan inmisarios. Si del lago salen ríos o corrientes de agua, se denominan emisarios. La ausencia de emisarios suele producirse en los denominados endorreicos, formados por un hundimiento del terreno.

lagocanadiense

Los lagos pueden clasificarse según el modo en que se formaron. Así, como acabamos de citar, existen lagos de origen endorreico que tienen su origen en depresiones del terreno que no tienen emisiones al exterior. En otras ocasiones, la presencia de un valle previo y el cierre del mismo por efecto de glaciares o volcanes, genera los denominados lagos de barrera. También relacionados con los glaciares están aquellos lagos que se forman por la intensa actividad erosiva que desarrollan los glaciares (lagos glaciares), mientras que los volcanes pueden generar lagos no sólo cerrando valles con materiales volcánicos (barrera) sino que sus cráteres pueden ser el espacio de recogida de aguas de diferente origen. La existencia previa de un mar que deja como recuerdo un lago, se conoce como lago pelágico

lagoirlandes

Por último, la actividad tectónica, los pliegues y las fallas, provocan alteraciones del terreno que también pueden servir de receptáculo de aguas. (Lagos tectónicos).

Tierra y Universo item3c2 item3c1 item3c item3c4 item3c5 item3c3a item3c6a1b7 item3c6a1b6 item3c6a1b5 item3c6a1b4 item3c6a1b3 item3c6a1b2 item3c6a1b1 item3c6a1b