La Tierra, planeta del Sistema Solar

Los movimientos de la Tierra y sus consecuencias

La representación de la Tierra

Mapas e imágenes satélites

Galería de fotos del espacio

El Big-bang

 

 

 

 

EL PLANETA TIERRA

1.- La Tierra, planeta del Sistema Solar

La formación del Universo se explica por la teoría del Big-Bang, según la cual hace aproximadamente unos 15000 millones de años se produjo una gran explosión que dio lugar a la dispersión de gases y diversas materias que fueron enfriándose lentamente lo que originaría las galaxias, formadas por estrellas, planetas, satélites y restos de materias.

Nuestro planeta pertenece a la galaxia de la Vía Láctea y dentro de ella al Sistema Solar, que representa una mínima parte del Universo formada por el Sol, como estrella principal, y nueve planetas (Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón). Ninguno de estos planetas tiene luz propia, todos la reciben del Sol.

No todos los planetas tienen las mismas características. Varían, entre otros aspectos, según su tamaño, su composión y la distancia que les separa del Sol, alrededor del cual describen una órbita.

Entre las características de la Tierra podemos destacar:

- Es el tercer planeta por proximidad al Sol , lo que nos permite a sus habitantes gozar de luz y una temperatura media agradable, facilitando así el desarrollo de la vida.

- Tiene un satélite: la Luna,que gira alrededor de la Tierra a una distancia de 385.000 Km.

- Está rodeada de una envoltura gaseosa: la atmósfera.

- Su forma es de esfera, aunque achatada por los polos (geoide).

- En un 70 %, está formada por agua.

Podemos decir que la Tierra tiene vida propia gracias al equilibrio existente entre todos sus elementos (atmósfera, agua, vegetación, fauna, etc.). Por esa razón, debemos esforzarnos en conservar el medio ambiente en nuestro planeta; de lo contrario estaríamos provocando daños irreparables que acabarían destruyéndolo poco a poco.

 

2.-Los movimientos de la Tierra y sus consecuencias.

La Tierra se encuentra permanentemente en constante movimiento. Entre estos movimientos destacan dos por su importancia en nuestro planeta: el de rotación y el de traslación.

El movimiento de rotación. Sus consecuencias

Imaginemos que cruzamos nuestro planeta por su interior con un eje imaginario que se extiende de un polo al otro. El giro que realiza la Tierra sobre sí misma entorno a ese eje de oeste a este es lo que conocemos como movimiento de rotación. Tarda 24 horas en realizar un giro completo.

La luz que los rayos solares proporcionan a la Tierra sólo llegan por una cara (el día), quedando en sombra la otra mitad ( la noche). Como la Tierra está permanentemente girando, este movimiento permite la alternancia del día y la noche en todos los puntos del planeta. De lo contrario, tendríamos una parte del planeta continuamente de noche y otra en la que nunca desaparecería la luz. Como podrás deducir, este hecho es de vital importancia para el desarrollo de la vida en nuestro planeta.

Conocemos como día solar el tiempo que la Tierra tarda en dar una vuelta completa sobre su eje, que para nosotros equivale a 24 horas:un día. Si dividimos los 360 grados que recorre la Tierra en dar la vuelta sobre su eje entre las 24 horas, obtendremos que cada hora la Tierra gira 15 grados (huso horario). Este es el motivo por el que existe diferencia horaria entre unos lugares y otros del planeta. Hacia el este sumamos una hora cada 15 grados y hacia el oeste restamos en la misma proporción.

Teniendo en cuenta que el giro de la Tierra se produce de oeste a este, a nosotros nos da la sensación de que ella permanece inmóvil y que es el Sol el que gira a su alrededor. Decimos entonces que el Sol aparece por el este y se pone por el oeste. Si no tienes a tu disposición una brújula, puedes aprender a orientarte sobre la superficie terrestre. Es muy sencillo: pon los brazos en cruz, haciendo coincidir la mano derecho con la salida del sol (este), la mano izquierda marcará el oeste, la zona que te queda de frente estará situada al norte, y a tu espalda quedaría el sur.

El movimiento de traslación. Sus consecuencias

El movimiento de traslación es el que realiza la Tierra alrededor del Sol en 365 días y 6 horas. Esta es la razón por la que cada cuatro años tenemos uno bisiesto.

Como el eje de la Tierra se encuentra ligeramente inclinado, el ángulo de incidencia de los rayos solares no es uniforme en todo el planeta, lo que provoca la sucesión de las estaciones: otoño, invierno, primavera y verano. Sin embargo las estaciones no aparecen por igual en todo al planeta al mismo tiempo. Existen dos momentos al año que marcan claramente el cambio de estaciones.

En dos ocasiones a lo largo del año, los rayos solares inciden perpendicularmente en el ecuador. Son los denominados equinoccios de otoño y primavera y se caracterizan porque en todo el planeta el día y la noche tienen la misma duración.

Por otra parte, en dos ocasiones los rayos inciden perpendicularmente en los trópicos (una vez en el de Cáncer y otra en el de Capricornio, cada año). Son los solsticios de verano y de invierno.

Es conveniente que recuerdes que las estaciones del año nunca coinciden en los dos hemisferios. Cuando en el hemisferio norte es verano (el sol incide perpendicularmente en el trópico de Cáncer), en el hemisferio sur es invierno, y viceversa.

 

3.- La representación de la Tierra.

La cartografía es la ciencia encargada de la elaboración de los mapas. Al tener nuestro planeta forma de geoide, la manera más exacta de representarlo es a través de los conocidos globos terráqueos. Sin embargo, por su forma son poco manejables y además no permiten ver toda la superficie terrestre al mismo tiempo.

Para resolver estas dificultades, existen procesos por los cuales podemos reproducir la superficie esférica en una superficie plana. Dicha técnica se conoce con en nombre de proyecciones cartográficas, y permite la elaboración de los mapas.

Un mapa es la representación de la Tierra, o de una parte de ella, sobre una superficie plana. En la actualidad existen distintos tipos de mapas en función de lo que queramos representar. Desde la antigüedad, la importancia de los mapas ha sido incuestionable. La humanidad siempre han sentido especial atracción por conocer y representar las zonas de la superficie terrestre que habitó. Al mismo tiempo, los mapas se han convertido en una herramienta fundamental para orientarnos, para marcar nuestros desplazamientos, estudiar y organizar el espacio en el que vivimos, etc. ¿Te imaginas lo difícil que sería la navegación sin mapas ni herramientas para trazar los desplazamientos.

 

4.- Mapas e imágenes satélites.

Los primeros mapas elaborados por el hombre resultaban tremendamente complicados. Eran realizados a partir de la observación directa sobre el terrero y para su confección fue necesario emplear gran cantidad de cálculos matemáticas. Se trataba pues, de mapas bastante incompletos y tremendamente imperfectos al estar realizados con técnicas tan rudimentarias.

Un gran paso se dio con la aplicación de la aviación y la fotografía aérea al servicio de la cartografía. Desde ese momento, los cartógrafos pudieron obtener una nueva y más real perspectiva del planeta visto desde el aire.

Por último, las imágenes de satélites artificiales son la aportación más reciente a la cartografía, perfeccionando los métodos hasta entonces conocidos. En esencia, se basa en la información transmitida por sofisticados aparatos instalados en satélites artificiales, que permanentemente envían información de nuestro planeta visto a gran altura desde el espacio. La información es recogida a través de radares para posteriormente digitalizarlos con la ayuda de programas informáticos. Los mapas que utilizamos diariamente para la predicción del tiempo están elaborados a partir de satélites artificiales.

 

 
Proyecto Terra. Aula interactiva de Ciencias Sociales @ 2004