La población extremeña del siglo XVIII

Mientras el siglo XVII había tenido un balance negativo desde el punto de vista demográfico, el siglo XVIII va a ser testigo de una fase de recuperación durante la primera mitad de la centuria y de crecimiento de la población en la segunda mitad. Este balance demográfico es positivo debido a diversas causas: descenso de la mortalidad catastrófica (peste, epidemias), disminución de las malas cosechas, crecimiento económico y, al final del siglo XVIII, mejoras en la alimentación con la introducción de la patata.

A pesar del crecimiento de la población, Extremadura sigue siendo una región con abundantes despoblados, con una densidad de población muy baja (10 hab/kilómetro cuadrado), con una gran cantidad de núcleos de muy pequeño tamaño y con una gran escasez de grandes centros urbanos.

Los Borbones, conscientes de la importancia de la población para el desarrollo del país, realizaron varios recuentos periódicos de población, que nos permiten conocer la situación demográfica, con una mayor exactitud que en los siglos anteriores. Estos recuentos son los siguientes:

 

Fuentes demográficas

Años

Habitantes de Extremadura

Vecindario de Campoflorido
1717
231.909
Catastro de Ensenada
1752
386.949
Censo de Floridablanca
1787
412.041
Censo de Godoy
1797
428.493

Más información

Regresar al principio de Extremadura bajo los Borbones


Cultura Extremeña © Heliodoro Núñez y Antonio Paniagua. 2003